¿Qué son las tolvas para perros?

tolvas para perros

Las tolvas para perros son los elementos fundamentales en los casos en los que necesitamos que nuestro perro se alimente, sin la necesidad que nosotros estemos para ello. Las tolvas para perros son dispensarios que se colocan de manera muy cómoda en un rincón de la casa, o en el lugar en el que se alimenta el animal, por lo general dentro de un recinto, para que de esta manera la ración de pienso, salga para que él la tome. Existen muchos modelos, formas y materiales con los que se los fabrica, para todos los gustos y necesidades, pero a su vez tenemos que decir que es una herramienta que no tiene mucha salida en ventas, por muchas razones, que ahora explicaremos.

Una de las razones por las que no es muy adquirida, es cuando el animal está demasiado gordo, y está sometido a regímenes alimentarios, es decir pequeñas raciones de comida y no cuando él quiera. Es en este caso que podemos colocar solo lo que el animal debe comer, y así de esa manera el perro en este caso, comerá solamente lo que debe, y no lo que quiere, los precios muchas veces son altos, excediéndose del presupuesto estipulado. Podemos utilizarlos en forma personalizada, es decir programando, porque en la mayoría delos casos se coloca todo el pienso, y el animal que no tiene problemas de alimentación, solo comerá lo que necesita.

Variedades

Están fabricadas por empresas que se encargan de fabricar dispensers para animales de la ganadería, y otras soluciones, las podemos encontrar en varios materiales como por ejemplo el galvanizado, de plástico, o de PVC, los hay de todos los tamaños, se venden en las grandes veterinarias, en las tiendas especializadas, o en los grandes mercados. Podemos encontrar las tolvas para perros programadas, que son las que en una hora que hemos programado, el pienso sale para que el animal coma a la hora señalada, estas son más costosas pero el rendimiento, y la solución es increíble y certera.

Estos elementos son muy útiles en los casos que las personas viven solas, y deben ausentarse por lo menos más de diez horas, durante el día para seguir con sus tareas habituales, sin que sus mascotas sufran de hambre. Los perros se adaptan a ellas de manera rápida, ya que se trata de su propia alimentación, hasta hay casos en los que aprenden a accionarla con sus patas, es decir tocan la pequeña puerta con su mano, y el alimento sale en la ración que necesitan.