Collares para gatos

collares para gatos

Los collares para gatos son un producto común pero que no siempre es necesario. Por lo general se recomienda que sean collares elastisados y que cuando se los pongas estén justos: ni apretados ni sueltos, porque en el primer caso pueden ahogarse y en el segundo pueden quedar enganchados. Un tema es que importante a tener en cuenta son los accesorios como los cascabeles. Lo cierto es que si bien el collar con cascabel para gatos es un clásico, este no es muy recomendable. Primeramente porque corren el riesgo de engancharse las uñas en los agujeritos de los cascabeles y especialmente, porque contrariamente a lo que muchos creen, el sonido del cascabel es bastante molesto para los gatos, especialmente cuando lo tienen muy cerca de sus oídos.

Lo mismo sucede con las campanitas; ten en cuenta que la audición del gato es mucho más potente que la nuestra y si haces sonar una campana o cascabel cerca de tu oído, seguramente te molestará. Siempre es mejor evitar los collares para gatos; Los únicos que podemos mencionar como una alternativa son los collares anti pulgas, ya que muchas veces la pipeta o los polvos son difíciles de colocar en algunos gatos ariscos, por eso los collares anti pulgas para gatos son una opción.



Ir arriba