Bañar a un gato

bañar a un gato

Balar a un gato es una de las tareas más difíciles ya que imagínate que si los perros tienen problemas con el agua, los gatos directamente la detestan. Si bien hay algunas excepciones en donde nos encontramos con mininos que disfrutan del baño, estas son muy pocas, por eso es importante tomar algunas medidas. Uno de los errores más comunes de la gente es sostenerlos con dos de sus patas en el aire. Esto no debe hacerse de esta manera ya que los gatos se sienten muy inseguros al no poder afirmarse en un suelo, por eso, siempre que lo bañes, asegúrate de que este bien firme con sus 4 patas sobre la superficie.

Busca ayuda; bañar a un gato, aunque éste sea chiquito sin ayuda complicará más el trabajo. Lo ideal es que una persona los sostenga y la otra realice el baño. También es importante que uses productos especiales para gatos, ya que al igual que a los perros, los productos de higiene para humanos puede producirles alergias. Los gatos son bastante friolentos, por lo que el agua tibia tirando a caliente es lo más apropiado. Y por último, si se trata de un gatito enfermo, es fundamental que los bañes ya que son animales muy limpios y suelen deprimirse si se sienten sucios. Lo más adecuado es agua calentita y una esponja para poder higienizarlos.



Ir arriba