Adoptar una tortuga

adoptar una tortuga

Para adoptar una tortuga es importante considerar algunos detalles importantes respecto a su cuidado y mantenimiento. Por ejemplo, es importante que primeramente pienses en adoptar una tortuga que haya nacido en cautiverio ya que de esta manera se adaptará mucho mejor. Una de las razones por las cuales nunca se debe adoptar una tortuga capturándola en su estado natural, tiene que ver primeramente con que muchas especies se encuentran amenazadas por caza o por captura; además, la personalidad y carácter de las tortugas que son obligadas a vivir en cautiverio suele ser muy diferente, siendo que son tímidas, introvertidas y sumamente delicadas; además, debido a sus costumbres alimenticias y de ambiente, el cambio puede ser muy perjudicial, sin mencionar el hecho de que es posible que sean portadoras de algún tipo de enfermedad o virus.

Cuando vayas a adoptar una tortuga, es importante que te fijes que se encuentre sana; uno de los problemas más comunes es cuando expulsan burbujas de la nariz u otras secreciones; esto es indicio de que el animal tiene problemas con sus vías respiratorias. De todas maneras cualquier tortuga que sea comprada de una tienda o adoptada de un refugio debe pasar por lo menos un mes en cuarentena, especialmente si tienes otras tortugas o animales en casa.



Ir arriba