Armar el hábitat para un gecko

armar el hábitat para un gecko

Cuando adoptes un Gecko, uno de los detalles más importantes que debes tener en cuenta es su hábitat. Primeramente, antes de armar el hábitat para un Gecko, debes decidir cuántos de ellos tendrás ya que de estos dependerán las dimensiones del mismo. Lo más apropiado es un terrario de vidrio y debe estar cerrado para que los animalitos no se te escapen. Para el interior del hábitat debes considerar: ventilación, humedad, temperatura e iluminación, ya que lo más importante es imitar su hábitat natural de la mejor manera. Por ejemplo, respecto a la humedad debes tener en cuenta la zona de la cual es originaria la especie de Gecko. Algunas de ellas necesitan un 60% de humedad mientras que otras necesitan hasta un 90%; también es importante que coloques varias ramas y plantas ya que se trata de un animalito arborícola.

La iluminación debe ser óptima, ya que necesita un ambiente bien iluminado; generalmente éstos ayudan mucho a conseguir una temperatura ambiente pero deben tener como función principal de la iluminación es imitar la luz sola. Al tratarse de un reptil, la temperatura del hábitat debe estar entre los 25°C – 28°C, especialmente durante el día, y en la noche a unos 20°C – 23°C. Lo más recomendable cuando vayas a armar el hábitat para un Gecko es que compres rocas calefactoras y también puedes colocar placas térmicas por debajo del terrario, siempre teniendo en cuena que la iluminación significa unos 5°C.



Ir arriba